Publication:

Revista G - 2021-11-19

Data:

“CENTRODERECHA Y CENTROIZQUIERDA DEBEN TRABAJAR JUNTAS”

CADE EJECUTIVOS / ESPECIAL

ANNE APPLEBAUM PROFESORA ASOCIADA EN LONDON SCHOOL OF ECONOMICS

La turbulencia política en el Perú continuará poniendo a prueba la tolerancia al riesgo de empresas en lo que resta del 2021 y durante el 2022. A medida que el país se acerca a un escenario pos-COVID-19 en el que las inequidades exacerbadas por la pandemia se harán aún más evidentes, así como la incapacidad del Estado de reducirlas de manera efectiva, se profundizarán la inestabilidad y la polarización política. Esto se traducirá en una actitud más desafiante del Congreso frente al Poder Ejecutivo y en la prolongación de la incertidumbre sobre la dirección que tomará el país en los próximos años, desalentando la inversión. El riesgo del populismo aumentará de cara a las elecciones regionales de octubre del 2022, y las empresas se verán expuestas a un mayor nivel de impredecibilidad regulatoria, mayores cargas tributarias, interferencia gubernamental, supervisiones contractuales más rigurosas y, en algunos casos, a la revisión de contratos. No obstante, el entorno de riesgos variará de sector a sector, de proyecto a proyecto, y según las condiciones específicas de los mercados (no serán generalizados). De ahí la importancia de que las empresas evalúen frecuentemente cómo el entorno de riesgos puede afectar su negocio, para trazar estrategias adecuadas dirigidas a mitigarlos. En su reciente libro “El ocaso de la democracia” (Debate, agosto del 2021), Anne Applebaum cita al novelista italiano Ignazio Silone al enfatizar que no existe ninguna hoja de ruta que nos conduzca a una sociedad mejor, ninguna ideología didáctica ni ningún manual. “Dado que todos los autoritarismos dividen, polarizan y separan a las personas en bandos enfrentados, combatirlos requiere nuevas coaliciones […] juntos, podemos repensar cómo debería ser la democracia en la era digital”, escribe Applebaum, dando, al mismo tiempo, una sugerencia para encarar los efectos del desarrollo de la tecnología de la información en las vidas de los ciudadanos. La periodista, historiadora y comentarista geopolítica ganadora del Premio Pulitzer por su libro “Gulag” (Debate, 2004), donde presenta la historia de los campos de concentración soviéticos, en que estuvieron prisioneros alrededor de 18 millones seres humanos en el periodo 1917-1989, fue expositora en CADE Ejecutivos 2021 y nos ofreció una breve entrevista sobre los riesgos para el Perú de la seducción del autoritarismo hacia los gobernantes de turno. democracia sea dañada, Applebaum manifestó que los retos de la democracia son los mismos en todas partes del mundo. “Los fenómenos son muy similares; por ejemplo, le hacen daño por las instituciones débiles, por las profundas polarizaciones y la pérdida de confianza en las autoridades”, describe la también columnista del Washington Post. Luego de señalar cómo estas características se dan en todo el planeta, citó lo que ocurre en Polonia, país donde radica con su familia, y su natal Estados Unidos: “Pueden tener estos dos países historias diferentes, culturas diferentes, poblaciones diferentes, pero los fenómenos que he descrito son muy similares, producto de que la tecnología y la información unen realidades”. También influye, sostuvo, la utilización de la información por los medios de prensa, que interpretan la noticia, lo que representa un gran riesgo para las democracias. Otro punto son las noticias que llegan del exterior, dando la sensación de que las decisiones importantes se dan en otro lado. “Este concepto de la economía global también afecta la democracia”. El factor de los cambios rápidos que han ocurrido en los meses de pandemia puede afectar también a una sociedad. Applebaum asegura que la gente empieza a sentir inseguridad de que si sus políticos tienen o no el verdadero control, o si las condiciones laborales están cambiando, lo que genera incertidumbre. CENTROS Y EXTREMOS En relación con Latinoamérica, la historiadora recuerda que visitó Venezuela en el 2020 y pudo comprobar la “catástrofe que ese país está viviendo, cuando era uno de los países más ricos de América Latina y ahora es uno de los más pobres”. Applebaum precisa que es muy riesgoso para el Perú que líderes del partido de gobierno vean a Venezuela como un referente. Sin embargo, afirma que lo que afecta a Venezuela no solamente son esta clase de ideas comunistas. “Lo que destruyó a este país fueron sus débiles instituciones democráticas, que desembocaron en un cambio de la Constitución y en la vulneración de la libertad de prensa”. En cuanto a la situación en el Perú, Applebaum recomienda a los ciudadanos defender sus instituciones. “El problema no solo son las ideas comunistas, el problema es que los partidos políticos puedan sucumbir como oposición y luego controlen los medios de comunicación, las elecciones, la justicia, y quieran cambiar la Constitución”. Agrega que toda esta incertidumbre afecta a la economía y a las inversiones en el mediano y el largo plazo, lo que agudiza la situación ante los riesgos de inflación, la pérdida de puestos de trabajo y otros efectos de la incertidumbre. “Las personas, en especial aquellas que son de centro derecha y de centro izquierda, deben defender sus instituciones para respetar el estado de derecho; este problema es compartido en muchos países en este momento”, finaliza Applebaum.

Images:

© PressReader. All rights reserved.