Publication:

Revista G - 2021-11-19

Data:

DULCE PRESTIGIO

ESPECIAL

Estar por tercer año consecutivo entre Las Empresas Más Admiradas (EMA) de Arequipa es un motivo de orgullo y de responsabilidad. “Sabemos que la sociedad arequipeña confía en nosotros y nos ve como una empresa representativa de la ciudad, ejemplo de trabajo, crecimiento y calidad. Es nuestro deber corresponder a esa confianza haciendo las cosas bien y ofreciendo lo mejor de nosotros”, sostiene Bernardo Suárez Vivanco, gerente general de La Ibérica. Este año, la compañía ha sido reconocida en las categorías “Reputación empresarial” y “Equidad de género”. Suárez Vivanco considera que, en el primer caso, esto responde a que, a lo largo de los 112 años de historia de La Ibérica, la fábrica de chocolates ha labrado una sólida reputación como empresa símbolo de Arequipa y del Perú. “El trabajo honesto y el mandato de ‘hacer siempre las cosas bien’ inculcado por el fundador se mantienen hasta el día de hoy, pasando de una generación a otra”, asegura. Además, desde tiempos del fundador Juan Vidaurrázaga Menchaca, entre los objetivos principales de La Ibérica ha estado brindar trabajo a mujeres arequipeñas y del sur del país. “La equidad de género es parte de nuestro ADN, ya que desde los inicios de la empresa se priorizó emplear mano de obra femenina para la elaboración de nuestros productos y la atención al público”, explica Suárez Vivanco. El 80% del personal de La Ibérica está compuesto por mujeres. De ellas, el 60% son madres. De cara al futuro, La Ibérica busca consolidar su Centro de Beneficio del Cacao, ubicado en Quillabamba, Cusco, para dotarlo de mayor capacidad y seguir tratando y mejorando el cacao mucho antes de que llegue a la fábrica. Suárez Vivanco manifiesta que se seguirán desempeñando las labores de la mano de los productores del cacao chuncho de la zona. La Ibérica también continúa en su apuesta por mejorar sus procesos productivos y por adecuarse a las normativas que le permitan llegar a nuevos mercados. La empresa ya ha dado un primer paso, al obtener la validación del Sistema de Análisis de Peligros y de Puntos Críticos de Control (HACCP, por sus siglas en inglés), el cual garantiza la inocuidad de los alimentos. Muchos países de América exigen esta certificación. Por el momento, La Ibérica exporta a Bolivia y a Estados Unidos.

Images:

© PressReader. All rights reserved.