Publication:

Revista G - 2021-11-19

Data:

HILOS CON BALANCE

ESPECIAL

“Política de equidad de género” y “Promoción del talento” fueron las categorías más votadas de los encuestados arequipeños por PwC al señalar su admiración por Inca Tops. En ambos casos es una señal de la estrecha vinculación que tiene la empresa con su personal, por lo que preguntamos a Aloïs Patthey, director de la compañía, sobre qué tipo de medidas aplican en su institución para tener esa imagen ante los ejecutivos arequipeños. “Siempre hemos promovido este aspecto, brindando las mismas oportunidades y formas de trato a hombres y mujeres. Si bien somos una empresa industrial, debo decir que el 52% del personal es femenino”, menciona Patthey, quien remarca que este ratio llega a ese nivel dado que las mujeres tienen una mano de obra minuciosa, que en la industria textil es bien valorada. “Hemos implementado un esquema de escalas de remuneración para evitar la discriminación entre hombres y mujeres: cada persona recibe lo que le corresponde”. Patthey destaca lo estricta que es la firma ante cualquier acoso que pueda existir allí, con castigos acordes e incluso con denuncias. Sobre la promoción del talento, el ejecutivo menciona que la compañía identifica colaboradores con elevado potencial y se les plantea una línea de carrera. “Les damos oportunidades con las herramientas necesarias para un crecimiento personal y profesional”, subraya. Por otro lado, Patthey dio a conocer el trabajo que viene realizando Inca Tops en su fundo de Pacomarca, ubicado en Ayaviri, Puno, en el que disponen de mil alpacas negras, acopiadas en el sur y el centro del país en el 2019, con el fin de realizar un programa de valorización genética y un estudio de heredabilidad, con el apoyo técnico de la Universidad Complutense de Madrid. “Tenemos el propósito de mejorar el índice de alpacas negras en las siguientes generaciones, dado que actualmente representan el 0,5% del total de la población alpaquera. Es posible que haya menos alpacas negras que vicuñas”, explica Patthey. La inversión anual de este proyecto alcanza los US$ 1,5 millones, y en este momento están en la etapa de recolección de datos sobre las alpacas negras. “Es un trabajo genético, para entender el ADN del animal; queremos saber cuáles son los genes recesivos y cuáles los no dominantes. Con estos programas podemos ir mejorando la raza con un apareamiento controlado”.

Images:

© PressReader. All rights reserved.