Publication:

Revista G - 2021-11-19

Data:

LA ECONOMÍA ES LA PRIORIDAD

INNOVACIÓN FINANCIERA

MELVIN ESCUDERO CEO de El Dorado Asset Management SAF y presidente del Consejo para América Latina y el Caribe del CFA Institute

Estamos entrando en una nueva normalidad mundial pos-COVID-19 que está dejando atrás la enorme crisis sanitaria y las duras pérdidas humanas y económicas a lo largo y ancho del planeta. Los impactos y cicatrices durarán de seguro varios años, pero la masiva vacunación gratuita y los grandes impulsos fiscales y monetarios están dando resultados en todas partes. Como consecuencia, el rebote económico de este año será espectacular en la mayoría de países, incluido el nuestro, que, estimamos, cerrará el año con un crecimiento del PBI de 11% o 12%. En esta situación, hay varias megatendencias que se han acelerado con la pandemia, incluyendo la disrupción tecnológica global (desde biotecnología y cloud computing, pasando por el blockchain y las criptomonedas, hasta el web3 y el metaverse) y el gran giro hacia la sostenibilidad en todas las esferas gubernamentales y empresariales, impulsado por el cambio climático y la adopción generalizada de los estándares ESG (environmental, social and governance), todo lo cual está acelerando las prácticas de diversidad, inclusión e igualdad. Este rebote económico global, a diferencia de ciclos anteriores, viene acompañado del cambio gradual de la matriz energética de combustibles fósiles hacia energía limpia y vehículos eléctricos (terrestres, marítimos y aéreos), lo que está creando grandes oportunidades —y también riesgos— en distintos tipos de economías. El Perú está entre los ganadores globales: tenemos metales “verdes” (como el cobre y el litio), participamos de la cuenca del río Amazonas, lideramos en biodiversidad, y tenemos una ubicación estratégica y una demografía relativamente joven. Todas estas fortalezas estructurales nos posicionan junto con las economías que pueden estar entre las de mayor crecimiento y prosperidad en las próximas dos o tres décadas. Dentro de esta perspectiva, los Gobiernos tienen enorme responsabilidad para el manejo adecuado de sus economías, las cuales, como sabemos, presentan grandes complejidades y una serie de reglas entre la oferta y la demanda que establecen precios de mercado que buscan equilibrios en contextos muy dinámicos y volátiles. Millones de agentes (incluyendo Gobierno, empresas y familias) toman decisiones que determinan el éxito o el fracaso de los mercados y de sus economías. Los errores y aciertos de estos agentes crean los ciclos económicos y, finalmente, definen a largo plazo el nivel de desarrollo económico que reduce la pobreza, permite el engrosamiento de las clases medias e impulsa el incremento de las familias con alto patrimonio. En este sentido, la dinámica económica crea mecanismos de ajuste frente a los desequilibrios que enfrentan los mercados, especialmente los gatillados por políticos y Gobiernos que desconocen las reglas de la economía y que terminan originando incertidumbre, y se producen devaluaciones, inflación, alza de las tasas de interés, escasez, más pobreza, fuga de capitales, caída de la producción, desempleo, descenso del valor de propiedades y empresas, etc. Esta realidad es una constante en un mundo globalizado donde el dinero fluye en instantes, y tanto la información como la data lo hacen en nanosegundos. Es por ello que las expectativas son tan importantes, en particular las de familias, empresas e inversionistas. Si estas son negativas, habrá malas consecuencias. Si son positivas, se conseguirá más inversión y, con ello, más crecimiento y más impuestos, y este ciclo virtuoso incrementará el empleo y permitirá construir más infraestructura social. Ser prácticos y entender cómo funciona la economía siempre paga bien. No desperdiciemos la oportunidad de que el PBI de nuestro Perú crezca entre 5% y 6% anual la próxima década. Pensemos en los 32 millones de nuestros ciudadanos y hagamos lo posible para que la economía despegue. Pongamos la economía y la prosperidad de todos primero.

Images:

© PressReader. All rights reserved.