Publication:

Revista G - 2021-11-19

Data:

FUERA DEL HOGAR

ESPECIAL INMOBILIARIO DE VERANO

El trabajo remoto y sus híbridos flexibles han logrado consolidar ciertas zonas, así como algunas ciudades fuera de Lima. No es que las vacaciones se mezclen con la jornada laboral, pero un nuevo trabajador ha emergido de la emergencia sanitaria internacional, y el Perú no es ajeno a estas transformaciones. Algunos de estos puntos que han potenciado su atractivo (para alquilar y comprar viviendas) son Chosica, Cieneguilla, Chaclacayo, Pachacámac y las playas del sur de Lima (como Punta Hermosa o San Bartolo), así como otros departamentos altamente turísticos, como Cusco y Piura. Sin embargo, hay factores que resultan claves. Carolina Gajate, socia del Área Inmobiliaria de CMS Grau, comenta que la infraestructura y la conectividad que estas zonas deben tener han sido fundamentales para su éxito. “Si bien las personas están físicamente alejadas de sus centros de trabajo, tienen que mantener una comunicación constante y continua a través de medios tecnológicos”, añade. Otra de las características buscadas son los espacios abiertos, así como lugares de esparcimiento para niños y áreas de ejercicios. En muchos casos, también piscinas. La tendencia lleva ya desde mediados del año pasado. Las casas de playa y las de campo que eran adquiridas para segunda vivienda están pasando a ser residencias para todo el año. Víctor Saldaña, director gerente de Saldaña Consultora Inmobiliaria, señala que, en lo que va del 2021, esto se ha incrementado en un 30% aproximadamente con respecto al año anterior. Los especialistas coinciden en que los propietarios de este tipo de inmuebles han migrado a sus segundas viviendas, pero el alquiler y el interés por comprar se ha dinamizado para los que aún no cuentan con una segunda propiedad o están evaluando su primera vivienda. José Manuel Vizquerra, gerente central comercial de Menorca Inversiones, agrega que han sentido el dinamismo además de en su proyecto La Quebrada, en Cieneguilla en Arequipa, donde tienen el proyecto Caleta San Antonio, en Quilca-Camaná. “Este año 2021 hemos alcanzado un crecimiento en ventas de 158% y, en facturación, de 210%, en comparación con el año anterior”, asegura. Afirma, además, que otras zonas interesantes para seguir desarrollando son los distritos de Carabayllo y Manchay, así como la ciudad de Chiclayo y otras. Saldaña manifiesta que otras zonas al sur de Lima que pueden funcionar son Mala, Quilmaná o Cañete. “El valor promedio del metro cuadrado, de terreno en estas zonas se encuentra entre US$ 200 y US$ 300, dependiendo de su ubicación y zonificación”, comenta. Pero ¿qué lleva a las personas a instalarse en otras regiones? Gisella Postigo, directora comercial de Urbania y Adondevivir, señala que, para los amantes del sol eterno, Piura fue una buena oferta en el 2020. “Sin embargo, este año los precios han llegado a un punto en que el alquiler por temporadas largas se hace inmanejable. Para dar un comparativo, una casa para 14 personas cuesta al mes entre US$ 9.000 y US$ 14.000 en Vichayito, mientras que en Asia el alquiler para 14 personas en temporada alta es de entre US$ 3.500 y US$ 4.000 al mes”. Añade que el Cusco ha sido otro lugar escogido por los amantes de la meditación y el relajo, ya que en Urubamba existen múltiples casas que se alquilan por semanas o por meses, de forma que muchas personas optaron por mudarse a esa mágica ciudad. ¿Ha llegado la hora de repensar el desarrollo inmobiliario fuera de los distritos tradicionales de Lima? Gajate tiene claro que impulsar el desarrollo inmobiliario fuera de los distritos tradicionales de Lima se convirtió en una necesidad desde antes de la aparición de la pandemia debido a la saturación del tráfico vehicular de Lima. Pero ahora, con la aparición del trabajo remoto, se debería incentivar el interés del consumidor por buscar ofertas inmobiliarias en zonas menos congestionadas. “Aun así, el desarrollo inmobiliario en estos sectores solo podrá ser impulsado si el Estado brinda facilidades a los sectores de construcción y financiero, sea por medio de beneficios tributarios o a través de la implementación de infraestructura urbana”, concluye.

Images:

© PressReader. All rights reserved.