Publication:

Revista G - 2021-11-19

Data:

Cuatro tips para invertir

ESPECIAL INMOBILIARIO DE VERANO

Carlos de Rutté

Adquirir una segunda vivienda como inversión permite obtener ingresos provenientes de su alquiler y del incremento en su valor de venta. Pero antes de apostar por ello es pertinente considerar los siguientes cuatro puntos: 1. La seguridad jurídica sobre la propiedad y su rápida recuperación en caso de morosidad por parte del inquilino evitan cortes en el flujo de ingresos. En el Perú se ha avanzado con la ley de desalojo notarial, aunque su aplicación aún es escasa. Países con mayor desarrollo inmobiliario, como Estados Unidos, cuentan con un marco jurídico favorable y un avanzado ecosistema de empresas que brindan servicios integrales de gestión de inmuebles para inversionistas. 2. El potencial de revalorización del inmueble se ve favorecido por entornos de estabilidad política, económica y social, y por expectativas positivas de dinamización de la economía, mejorando ingresos y reduciendo la tasa de créditos hipotecarios. Lamentablemente, el Perú ha carecido de estabilidad política en los últimos años y los planes de desarrollo urbano y movilidad de las principales ciudades son inexistentes o no se aplican. 3. En el tema tributario, se debe considerar que la renta obtenida por alquilar un predio en el extranjero se suma a las rentas del trabajo; la tasa podría llegar al 30% (impuesto a la renta progresivo del 8% al 30%), mientras que el alquiler en territorio peruano está afecto al 5%. 4. Un buen indicador es el ratio PER, que resulta de dividir el precio de venta entre el ingreso por alquiler anual, y mide el número de años que se tendría que alquilar un inmueble para recuperar el valor de compra. Menores valores PER resultan atractivos para invertir. En el primer trimestre del 2021, los distritos limeños con PER más bajos fueron Barranco (16,7), Lince (17,7), Jesús María (17,9) y Surquillo (18,9), mientras que los distritos con PER que sobrepasan los 20 años son San Borja (22,7), La Molina (21,2) y Surco (21,1). Aún hay espacio para crecer al sur de Lima? Y, si se quiere invertir, ¿se puede generar plusvalía hoy comprando en el sur? Poniendo la vista hacia otro horizonte, un puñado de obras de infraestructura augura un potencial interesante para las playas y el desarrollo urbano del Norte Chico. Estas son el tren de cercanías Lima Norte (Cañete-Lima-Huacho), la Carretera Interoceánica IIRSA Centro R16 y el Puerto de Chancay, entre otros. Lo que solemos llamar Norte Chico comprende las provincias de Huacho, Huaral y Barranca. Según Víctor Saldaña, director gerente de Saldaña Consultora Inmobiliaria, la zona está cobrando mayor relevancia debido al gran potencial de desarrollo inmobiliario que se presenta en las mencionadas localidades. La proyección es la mejor, asegura, ya que, a diferencia de otras provincias de Lima, hay mucho espacio para el desarrollo de nuevas ofertas inmobiliarias. “La generación de plusvalía está garantizada, pues en la zona existen aún pocos proyectos y el potencial de incremento del valor del metro cuadrado (actualmente entre los US$ 100 y los US$ 150) es significativo”, señala Saldaña. LAS MIRADAS EN HUARAL Dentro del Norte Chico, Huaral es una zona que está concentrando mucho interés. Entre otros factores, hablamos de una provincia con diversos destinos turísticos, además de operaciones mineras y agrícolas. Actualmente hay un pequeño boom de proyectos urbanos y de casas de campo en la provincia. Luis Garibaldi Vásquez, gerente general de Inmobiliaria BGL, que desarrolla el proyecto Lomas de Huando, manifiesta que distintas empresas inmobiliarias de la zona hacen mayor esfuerzo e inversión en el desarrollo arquitectónico y paisajista, buscando mantener la armonía entre naturaleza y tranquilidad (características inherentes de la provincia), generando espacios de convivencia como un valor agregado a la oferta tradicional que ya existía en la zona. “Vemos que en la zona aún se pueden desarrollar proyectos inmobiliarios (campestres/urbanísticos y de casa de playa), ya que Huaral cuenta con mucho potencial para ofrecer a los que deseen adquirir una propiedad. Pero este crecimiento debe ser ordenado e ir de la mano de instituciones que regulen el desarrollo”, indica Garibaldi. De la misma idea es Jorge Loza, CEO de Ciudapolis, empresa con tres proyectos de casa de campo en Huaral. Asegura que el perfil del comprador de terrenos ha identificado una nueva necesidad de cambio: salir de las ciudades hacia la búsqueda de espacios abiertos, más ventilados y con mayor amplitud para toda la familia. Y ha encontrado en el Norte Chico un lugar ideal. “Sin embargo, es necesario precisar que también existen empresas que venden lotes de terrenos sin garantizar los servicios básicos de agua potable o luz. Vemos también con algo de preocupación la sobresaturación que se está presentando en la oferta de condominios de casas de campo; desde que iniciamos en diciembre del 2020 han proliferado muchas empresas”, comenta Loza. No obstante, proyectos como los de Ciudapolis están proponiendo soluciones innovadoras como el uso de energías limpias y sustentables, además de paneles solares para las áreas comunes de los proyectos. De esa manera buscan mantener el equilibrio natural de la zona. En líneas generales, el Norte Chico está impulsando múltiples modelos de desarrollo inmobiliario amparados en una visión futura de la zona. Si bien las diversas zonas geográficas están atravesando un proceso de maduración, según comentan los especialistas, las perspectivas son interesantes con una mirada de mediano plazo.

Images:

© PressReader. All rights reserved.