Publication:

Revista G - 2021-11-19

Data:

INVERSIÓN centenaria

VISTAZO

El 21 de noviembre de 1921 fue aprobada la licencia de funcionamiento de la Clínica Anglo Americana, nombre comercial de la empresa de salud British American Hospital, luego de que ese mismo año la comunidad angloamericana en el Perú llegara a un acuerdo con la Misión Metodista para unir sus proyectos, determinándose que la misión se encargaría de la administración del hospital. La historia de la clínica centenaria la cuenta Gonzalo Garrido Lecca, gerente general de la Clínica Anglo Americana, quien destaca que el doctor Warren Fleck fue traído por la mencionada Misión Metodista para guiar los primeros pasos de una de las instituciones médicas más importantes del país. “La comunidad de ingleses y estadounidenses afincados en Lima tenía la intención de construir un hospital, mientras que los metodistas tenían como misión abrir centros de salud en Sudamérica. Finalmente, se juntaron los dos proyectos y nació la clínica. Por el lado de la comunidad angloamericana fue vital el aporte de Archibold Cooper, quien dirigió el proyecto”, especifica Garrido Lecca. Con el correr de los años, luego del desarrollo de la clínica en sus distintos locales y canales de atención, la familia Garrido Lecca adquirió la mayoría de acciones de la clínica; luego, en el 2012 se creó la Dirección de Calidad, responsable de la cultura institucional a través de las áreas de Seguridad del Paciente, Experiencia del Paciente y Eficiencia Clínica. En el 2013, la Clínica Anglo Americana se convirtió en el primer centro de salud del país en obtener acreditación internacional integral de alto nivel de la Joint Commission International, que le otorgó un estándar de calidad en atención y satisfacción de los pacientes. “Vamos a postular por la tercera acreditación de la Joint Commission, que es el principal organismo acreditador de organizaciones sanitarias en Estados Unidos”, remarca el ejecutivo. Garrido Lecca agrega que el giro hacia una medicina de avanzada conlleva medidas para que la población mantenga una vida saludable, más que concentrarse solamente en una función curativa. “Esta nueva visión nos permitió reformular nuestras atenciones para dar ese salto de calidad. A partir de esos años hasta el 2019 tuvimos una tasa de crecimiento anual de entre 7,5% a 11%”, indica. EMERGENCIA SANITARIA Para enfrentar los efectos de la pandemia, la clínica creó el Área de Emergencias Respiratorias, que recibe a los pacientes con síntomas en un ambiente biocontrolado, separado física y protocolarmente del resto de la clínica. “Destinamos un área de hospitalización aislada especialmente con presión negativa, filtros EPA, esclusas y flujos diferenciados para tratar pacientes con COVID-19”, detalla, y añade que fue implementado el servicio de teleconsultas para atender a los pacientes ambulatorios desde casa, con acceso a farmacia y toma de muestras de laboratorio a domicilio. “Este es un servicio digital que hemos lanzado y que lleva el nombre de CAASA 19, un servicio de asistencia y seguimiento médico virtual que brinda atención oportuna y segura a los pacientes con otras enfermedades. “En el presente año, en octubre ya llegamos a niveles prepandemia en hospitalización y en ambulatorio; en urgencias y emergencias estimamos que vamos en 85% y llegará a prepandemia a inicios del 2022”, expresa el ejecutivo. A raíz de la celebración de sus 100 años, la institución decidió implementar la nueva sede de San Isidro, con la ampliación que amerita una inversión de US$ 240 millones, para ser concretada en tres fases de US$ 80 milllones cada una; cada fase durará un promedio de 20 meses. “Nuestra proyección es que la obra se inicie en el 2023; en este momento estamos en la aprobación del anteproyecto, y la licencia de construcción de la primera fase debería estar lista en el 2022”, enfatiza Garrido Lecca. “Se triplicará el número de camas y se duplicará el de consultorios”, precisa.

Images:

© PressReader. All rights reserved.