Publication:

Revista G - 2021-07-16

Data:

“Todo empieza y termina siempre en la educación”

PANEL

Hay tantas historias de mujeres mineras, ocultas y sin reconocimiento meritorio; aquellas mujeres que demostraron en los años 90 su decisión de atreverse a incursionar en una industria en la que, en ese entonces, era muy difícil posicionarse, dado que se mantenía un estigma o sesgo sociocultural machista hacia la mujer. Los tiempos cambian, las sociedades evolucionan. Solo puedo decir que ese camino fue difícil de enfrentar y que ya no será el mismo para las nuevas generaciones. Las oportunidades para esas nuevas generaciones son mayores. Sin embargo, debo reconocer que, durante mis actividades de voluntariado, identifico jóvenes universitarias que no sienten confianza en ellas mismas. Para reducir las brechas de participación de la mujer peruana en la industria minera, debemos llegar a todo estrato socioeconómico y educativo que trabaje en el empoderamiento de mujeres y niñas. Debemos generar alianzas con el sector minero peruano, que, alineado a los ODS, consideren un incremento de la participación femenina en sus empresas. Debemos trabajar a nivel de educación primaria y secundaria, reconociendo que existió una época en la minería en que no se respetaba a las comunidades, en que existía un deterioro caótico sobre el medio ambiente y el entorno geográfico de las zonas de influencia de las operaciones mineras. Todo empieza y termina siempre en la educación. En la medida en que nuestros niños, jóvenes y adolescentes entiendan y sepan en realidad los problemas ocasionados por una minería no controlada, podrán estas generaciones evitar en un futuro repetir los mismos errores. Solo decirles que jamás permitan que les digan “no vas a poder”; que tengan muy en claro cuál es la proyección que, como profesionales, quieren ejercer en esta industria.

Images:

Categories:

Revistas

© PressReader. All rights reserved.