Publication:

Revista G - 2021-07-16

Data:

GESTIÓN EN VERSIÓN 2.0

ESPECIAL MAESTRÍAS

Hay nuevos jugadores en las finanzas internacionales. Palabras como blockchain y crypto se vuelven de uso común y los analistas financieros se adaptan cada vez más a un entorno que sigue cambiando. En ese sentido, ¿cuáles son las nuevas habilidades con las que estos deben contar en el siglo XXI? Las escuelas de posgrado responden. Para Alfredo Mendiola, director de la Maestría en Finanzas de ESAN, los nuevos financieros han de tener conocimientos en tecnología y comunicaciones. Además, “tienen que conocer muy bien las necesidades de los productos financieros que demandan sus clientes, tanto actuales como potenciales. Ahora ya no se trata de ofrecer un producto financiero que obligue a las personas a adecuarse, sino al revés”, señala. Por su lado, Leyder Bocanegra, director del Área Académica de Finanzas de la Escuela de Postgrado de la UPC, asegura que el nuevo financiero debe ser capaz de proponer soluciones creativas y también prácticas. “Debe demostrar sólida formación en aspectos técnicos y, a la vez, tener la capacidad de identificar las tendencias que muestra el mercado para anticiparse a los hechos”, indica. LA NUEVA OLA Hay una cuestión clave dentro de los nuevos tiempos. Los especialistas coinciden en que se ha pasado del requerimiento de profesionales que tuvieran simplemente cierta agilidad en análisis de los estados financieros y foco en resultados a una demanda actual en la que el mercado precisa profesionales más completos en varios aspectos, habilidades y comportamientos. “En este sentido, creo que es importante que identifiquen las necesidades que hay en el mercado y conozcan de primera mano la forma como se han satisfecho esas necesidades (como en los casos de las fintechs o de la financiación colectiva)”, comenta Álvaro Tresierra, docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Piura. Es ahí donde la tecnología tiene hoy un papel preponderante. La clave del éxito está en cómo se puede sumar en un proceso para conocer y satisfacer mejor las necesidades de los consumidores. Para Bocanegra, de la UPC, la aparición de las criptomonedas y su aceptación en los mercados financieros son cuestiones que los obligan a prepararse para lo que se viene. “Tenemos que desarrollar capacidades y captar a los profesionales con experiencia en la materia, y diseñar programas que incluyan estas nuevas tendencias. También debemos incorporar el análisis de casos relacionados con las criptomonedas y sacar las lecciones que nos permitan tomar mejores decisiones y estar preparados cuando el uso de estos instrumentos sea generalizado en la economía en su conjunto”, asegura. Para Mendiola, de ESAN, es vital la incorporación de nuevas tendencias como las fintechs, blockchain, big data, dentro de los syllabus de los cursos y de las mallas curriculares, de forma que se permita una discusión sobre lo que se vive en el mundo financiero actual, no solo en el Perú, sino a escala mundial. LÍDERES EN CIERNES El financiero del siglo XXI no puede obviar el potencial de las habilidades blandas. Se requiere del alto desarrollo del trabajo en equipo y de las relaciones con terceros para lograr armonía y fomentar las innovaciones. El profesional en finanzas de la actualidad debe ir un poco más allá del desarrollo de habilidades técnicas. Se requiere que demuestre una apertura de mente a las nuevas tendencias, que cuestione la forma tradicional de hacer las cosas y que se reconozca a sí mismo como un líder capaz de influenciar en su entorno. Bocanegra añade que, a la par de desarrollar las capacidades técnicas de los estudiantes, es clave impulsar el desarrollo de habilidades blandas que permitan complementar y potenciar el pensamiento innovador en la búsqueda de soluciones creativas a los problemas a los que se enfrentan cada día.

Images:

Categories:

Revistas

© PressReader. All rights reserved.