Publication:

Revista G - 2021-07-16

Data:

AULA Y NUEVO GRADO

ESPECIAL MAESTRÍAS

La ingeniería siempre ha estado ligada a la innovación, aunque ahora esta palabra sea transversal a cualquier carrera o especialidad. Sin embargo, las tecnologías hoy se reinventan a un ritmo acelerado, no dando respiro y poniendo a prueba la capacidad de los profesionales para adaptarse a las nuevas exigencias. Oscar Talavera, director del Área Académica de Ingeniería de la Escuela de Postgrado de la UPC, lo resume de esta manera: “La ingeniería está presente en toda la evolución de la vida humana. Es la técnica que permite la implementación del conocimiento en forma científica y práctica en las etapas de un proceso. En el presente, el proceso de globalización y la explosión en el uso de las tecnologías de la información han impactado en su desarrollo y velocidad de adaptación a los cambios, obligando a las instituciones educativas a adecuarse a los nuevos requerimientos del mercado”. En ese sentido, las maestrías en ingeniería han sido diseñadas para atajar la vertiginosa rapidez de los cambios en el mundo contemporáneo. Talavera añade que la escuelas de posgrado se han visto en la necesidad de complementar la formación científica de sus estudiantes con habilidades de comunicación y manejo de personas, “tratando de formar profesionales más íntegros, versátiles y flexibles, que puedan adaptarse con mayor facilidad a los cambios”. Miguel Cotrina, coordinador de la Escuela de Postgrado y Estudios Continuos en la Universidad Privada del Norte (UPN), tiene una visión similar. Para él el objetivo de los estudios de maestría es también formar a los profesionales en habilidades gerenciales y de gestión. “Es esencial, por ello, actualizar las mallas de estudios con cursos como psicología positiva para líderes, inteligencia emocional y gestión de equipos de trabajo, entre otros. Otro punto muy importante es la inclusión de asignaturas de ética gerencial, así como de compliance y negocios”, señala. ENTRE LA TECNOLOGÍA Y LA INFLUENCIA Si bien la mayoría de maestrías y programas de ingeniería o management han venido incorporando cursos de tecnologías emergentes ( ya sea analítica, IoT, agilidad, design thinking, innovación disruptiva, etc.), según estos temas se iban volviendo relevantes a nivel internacional, las habilidades blandas han resultado ser incluso más fundamentales, asegura Miguel Paredes, profesor del MBA con enfoque en Business Analytics de Pacífico Business School. “Esta nueva forma de tomar decisiones que usan data y modelos tienen que ser adoptadas, y la única forma de lograrlo es a través de la influencia, la comunicación y el liderazgo”, destaca. Siguiendo esa línea, Duber Soto, docente de la Maestría en Gestión de la Construcción de la Escuela de Postgrado de la UTP, considera que actualmente la presión por cumplir los plazos y las condiciones de los contratos de construcción en sus distintas modalidades requiere de un profesional capaz de incorporarse en equipos de alto rendimiento, logrando acuerdos luego de un análisis crítico de los cambios (gestión del cambio) que se asumirán para el mejor resultado de los proyectos. “La gestión de valor necesaria para la definición y el planteamiento de soluciones entre cliente y empresa constructora se basa en el espíritu colaborativo. De este modo se logra incrementar los beneficios entre ambas partes”, añade. Las nuevas necesidades de un mercado globalizado y competitivo marcan la pauta. Y en la actualización y la adaptación está la clave, según afirman especialistas. Las maestrías disponibles actualmente en el mercado se enfocan en un desarrollo acorde con las exigencias de las nuevas generaciones que se desarrollan con el uso de la tecnología.

Images:

Categories:

Revistas

© PressReader. All rights reserved.