Publication:

Revista G - 2021-04-16

Data:

LIDERAZGO 2.0

ANÁLISIS CAPITAL

LU I S A L FONSO CARRERA Líder de Yape

Cuando nos imaginamos a un líder, la mayoría piensa en el típico paradigma del héroe militar: generalmente hombre, vital y de no muy avanzada edad, que arenga y motiva a su equipo, que no tiene dudas o al menos no las muestra en público, decidido y que le dice a su equipo por dónde ir y cómo actuar. Carismático, asertivo y con mucho énfasis en alcanzar la meta o el objetivo, por encima de cómo se alcanzará. Hasta no hace mucho esa imagen machista y esos atributos se trasladaban al mundo laboral. El mejor gerente o CEO era el que más se parecía a ese héroe de guerra. Pero, en un mundo tan volátil, incierto, complejo y ambiguo (VUCA, por sus siglas en inglés) como en el que estamos hoy, ese paradigma no va más. En primer lugar, y quizá lo más importante: el liderazgo no tiene absolutamente nada que ver con el sexo o con la orientación sexual de una persona. Los buenos líderes son hombres y mujeres, indistintamente, y son otras las cualidades o características que los hacen destacar. Entre estos nuevos atributos, me permito destacar tres que creo indispensables: 1. Priorizar la ejecución por sobre la estrategia. El líder actual debe poder navegar en la ambigüedad y tomar decisiones rápidamente en un ambiente de elevada incertidumbre. Tiene que ser capaz de efectuar acciones y ejecutar planes de manera ágil. Ante tantos cambios y sin saber lo que se viene, la facultad de llevar adelante proyectos con prueba y error es indispensable, mucho más que definir estrategias de largo plazo con supuestos y escenarios futuros que muy pocas veces se cumplen. 2. Humildad. Un líder hoy tiene que poner su liderazgo al servicio del equipo, y no al equipo a su servicio. Confiar y empoderar a sus equipos, enfocarse en hacer las preguntas adecuadas en vez de dar las respuestas correctas, de modo que sea el propio equipo quien encuentre el camino o la solución. Debe ser la brújula que siempre marque el norte, pero dejar que el equipo encuentre el camino. 3. El fin no justifica los medios. Las metas y objetivos no se deben alcanzar a toda costa. Hoy en día el “cómo se logró” es tan importante como el “qué se logró”. En ese sentido, ser muy humano, preocuparse genuinamente por el bienestar del equipo, involucrarse en los temas personales que afectan a cada miembro de este, son ahora aspectos necesarios con que debe contar todo buen líder. Contrariamente a lo recomendado en el pasado, el líder de hoy debe saber y poder mostrar su lado humano, no tener miedo a evidenciarse vulnerable o a no saber todas las respuestas, y ejercer un liderazgo basado en habilidades blandas, como empatía, solidaridad y colaboración. Recuerden siempre buscar y evaluar estos atributos en todo líder que quieran elegir, ya sea para un proyecto, para su empresa o para el país.

Images:

Categories:

Diarios Nacionales

Revistas

© PressReader. All rights reserved.