Conjunción Perfecta

PORSCHE Y SU RELACIÓN CON ANGELIQUE KERBER

GIOVANNI JIBAJA //FOTOS: ©PORSCHE

2019-08-16T07:00:00.0000000Z

2019-08-16T07:00:00.0000000Z

Empresa Editora El Comercio

https://beta.peruquiosco.pe/article/281625308124900

Bríos

Competitividad. esa la palabra clave que identifica a Porsche y a Angelique Kerber. Es por ello que su relación se mantiene firme desde que empezaron a caminar juntos allá por el año 2016. Porque tienen algo en común. Como expertos constructores de autos deportivos, el ADN de Porsche es la competitividad. Crear un auto de alto desempeño desde cero implica disciplina y arduo trabajo, sobre todo en una industria donde todas las marcas ansían ser los primeros. Ese espíritu es el que empujó a la firma alemana a apostar por el tenis femenino, para acompañar su pasión por la excelencia y su buen gusto. Por su lado, la embajadora de la marca y tricampeona de Gram Slams, Angelique Kerber, tiene como puntos en común con Porsche la pasión por el juego perfecto y la búsqueda de la excelencia. Y es que la tenista no baja la guardia. Entrena diariamente seis horas para estar en forma y perfeccionar su técnica, lo que la ha llevado a ser considerada como la mejor jugadora de tenis femenino del mundo en tres ocasiones. Y como la relación debe ser completa, no resulta raro que el vehículo favorito de Kerber sea el Porsche 911, considerado el rey de los vehículos deportivos. Fabulosa máquina que tiene las características necesarias de diseño, poder y desempeño para ser un ícono de Porsche, calza muy bien con el pensamiento de la tenista: deportividad y exigencia al máximo. Una súper estrella del tenis mundial y un súper auto. ¿Qué dupla podrían combinar mejor la versatilidad y el placer de todas las victorias? El 911 de Porsche hace sentir confiada y segura a Kerber; no solo se trata de un vehículo para ella: son compañeros, son familia. Porsche sabe que eligió a una campeona para una alianza de éxito mutuo. Sin duda, vendrán nuevos desafíos, como tiene que ser en un mundo de alta competencia. Pero la solidez ganada es garantía de éxito

es-pe