Publication:

Energiminas - 2021-05-18

Data:

Semillas nativas: El secreto del exitoso cierre progresivo de Hudbay en Constancia con participación de la comunidad

Medio Ambiente

Desde 2016 Hudbay Perú realiza trabajos de cierre progresivo en áreas de la Unidad Minera Constancia (provincia de Chumbivilcas, Cusco) donde ya no se realizan actividades de minado. Para ello, ha sido esencial el empleo de mano de obra de las comunidades locales, quienes con sus conocimientos ancestrales sobre botánica y preservación ambiental, emplean semillas nativas las cuales se adaptan perfectamente al ecosistema de puna local. A la fecha, un total de 64 hectáreas han sido rehabilitadas por más de 100 personas de las comunidades de Ccollana Alta, Chilloroya, Casa Blanca y Huaylla Huaylla quienes fueron contratadas por la empresa para esta labor. Los pobladores realizaron el acopio y venta de más de 3.5 toneladas de semillas nativas de paja chillahua-ichu, además de los trabajos de monitoreo de germinación de pastos y labores de revegetación. Así, se ha logrado restaurar la biodiversidad de áreas como un ex depósito de desmonte que hoy luce totalmente verde. Las semillas nativas son originarias de los Andes del Perú y obtenidas mediante la práctica milenaria que utilizan muchos agricultores de seleccionar de su cosecha las semillas que utilizarán en la próxima siembra. A través de esta actividad, aportan nuevas variedades adaptadas a las condiciones ambientales de su entorno, requerimientos productivos y de alimentación. Los conocimientos ancestrales de las comunidades autóctonas son un aporte muy valioso en el Perú para la preservación del ambiente por lo que es importante mantener iniciativas que mantengan viva su memoria colectiva. Tras realizar exhaustivos diagnósticos, Hudbay encontró que otras experiencias de cierre progresivo en el país presentan problemas debido a la siembra extensiva de semillas de plantas oriundas de otras partes del mundo, las cuales no se acoplan bien al ecosistema revegetado. Esta sinergia entre empresa y comunidades ya ha rendido frutos. Se ha detectado que estas áreas están desarrollando flora y fauna de manera natural, sin la necesidad de intervención humana. Así, el monitoreo más reciente detectó que las áreas revegetadas son hábitat ahora de 373 especies de flora, 24 especies de mamíferos, 77 especies de aves, 2 especies de reptiles, 4 especies de anfibios, 11 especies de peces, 348 especies de artrópodos. Este método alternativo ha generado empleo local, aportando a la reactivación económica de las comunidades y permitiendo minimizar costos a la empresa, al no requerir la compra de semillas exóticas.

Images:

Categories:

Revistas

© PressReader. All rights reserved.