Publication:

Energiminas - 2021-05-18

Data:

MINERÍA: INVESTIGACIÓN Y RIESGO ECONÓMICO

Catastro Minero

ENTREVISTA A HENRY LUNA, CATEDRÁTICO DE LA SECCIÓN MINAS DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL PERÚ Y EXPRESIDENTE DEL CONSEJO DIRECTIVO DE INGEMMET. En la última encuesta realizada por Datum Internacional, el 76% de los participantes consideró que el próximo gobierno debería apoyar la actividad minera en el país. Al cierre del 2020, el sector minero representó el 61.9% del total de exportaciones nacionales según el Boletín Estadístico Minero del Ministerio de Energía y Minas (Minem) y el 50.6% de las exportaciones están representadas por el cobre, oro, zinc y plomo. A pesar de las restricciones y medidas de seguridad aplicadas ante la pandemia que paralizaron a las grandes y pequeñas industrias, el sector minero tuvo una gradual y positiva recuperación desde julio del 2020, cuando nuevamente se le permitió retomar la totalidad de las actividades como parte del Plan de reactivación económica frente al COVID-19. Según el Minem, el Perú es el segundo mayor proveedor de cobre de China, principal consumidor de cobre y zinc en el mundo, y abastecemos un 27% de la demanda china del metal rojo y el 19% de zinc. Por ello, es un hecho que la actividad minera en el país y su aporte económico a los gobiernos regionales y locales impulsan el desarrollo del país y las comunidades. A propósito de esto, entrevistamos al catedrático de la sección minas de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y expresidente del consejo directivo de Ingemmet, Henry Luna. ¿De qué manera está contribuyendo la minería a la reactivación económica del país? El Perú tiene un territorio que contiene en su cordillera y desierto una gran variedad de recursos minerales metálicos, no metálicos y energéticos. La minería siempre ha sido una actividad desarrollada en todas las etapas de nuestra historia, sin embargo, es en el Código de Minería de 1950 y la Ley de Promoción de Inversiones Mineras vigente a partir de 1991 en que la actividad minería se convirtió en la principal palanca económica del Perú debido a que se establecieron reglas claras y transparentes para el inversionista nacional y extranjero que se han respetado en las últimas décadas y que han permitido que estemos compitiendo con potencias mundiales en minería como China, Estados Unidos, Australia, Rusia y Canadá. La minería es la principal fuente de ingreso de divisas al Perú que se genera con la venta de productos mineros metálicos y no metálicos, y a través de su valor agregado en productos químicos, sidero-metalúrgicos, joyería y metalmecánica y energéticos, alcanzando más del 65% de las divisas que ingresan anualmente por exportaciones a nivel nacional, De igual manera, la minería, a través de su contribución en impuestos, gravamen minero, impuesto especial, derecho de vigencia, penalidad, obras por impuestos y fideicomisos sociales genera fondos que son administrados por el Ministerio de Economía y Finanzas, y algunos de estos fondos son distribuidos a los gobiernos regionales para financiar programas de infraestructura regional y local, contribuyendo con la dinamización de la inversión pública y el crecimiento de las regiones del sur como Ica, Arequipa, Moquegua, Tacna, Cusco, Puno y recientemente Apurímac. De igual manera lo hace en el norte del Perú, por ejemplo en Áncash, La Libertad y Cajamarca, y en menor escala en Piura, que destaca por sus proyectos mineros no metálicos a gran escala. En esta época de pandemia donde se ha paralizado la actividad económica en las principales ciudades del país, la minería ha continuado desarrollándose, principalmente en zonas altoandinas y cumpliendo con los protocolos establecidos durante esta época de la pandemia. ¿Qué porcentaje del territorio peruano se encuentra concesionado actualmente? Al 31 de marzo del año 2021, en el Perú existen 46,008 derechos mineros vigentes cuyas extensiones totalizan en conjunto 18.9 millones de hectáreas. Es importante aclarar que las concesiones mineras son derechos que se otorgan para la investigación de recursos minerales metálicos, no metálicos y energéticos. Del total de derechos mineros solicitados se encuentran titulados 32,052, que representan 13.11 millones de hectáreas del sistema de cuadrículas; asimismo, existen 13,956 solicitudes de concesión minera en trámite que representan 5.79 millones de hectáreas del sistema de cuadrículas. Es importante agregar que los titulares mineros que desean obtener la autorización para realizar actividades de exploración o de explotación minera tienen que contar como primer requisito con el título de concesión minera. El título de la concesión minera es el primer requisito para iniciar los trámites ante otros sectores (Energía y Minas, Ambiente, Agricultura, Interior, Trabajo y Cultura) y entidades públicas que administran otros recursos y derechos (Autoridad Nacional del agua, Servicio nacional de Áreas Naturales Protegidas, Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre, Superintendencia de Bienes Nacionales, Superintendencia Nacional de Registros Públicos, entre otras) para obtener las autorizaciones requeridas para obtener finalmente, la autorización de inicio de actividades de exploración o de explotación minera. ¿De ese porcentaje, cuál se encuentra en etapa de exploración y cuál en explotación? Del 13.11 % del sistema de cuadrículas correspondiente a concesiones mineras que podrían iniciar trámites para actividades de exploración o de explotación minera, observamos con mucha preocupación que solo el 0.3% reporta al Sistema de Estadística Mensual y en su declaración anual consolidada registran que están realizando actividad de exploración minera; y en un 0.9% del sistema de cuadrículas los titulares registran que están realizando actividad de explotación minera. De las cifras proporcionadas por el Ministerio de Energía y Minas, se puede deducir que los titulares mineros que declaran realizar actividades mineras de exploración o explotación solamente ocupan el 1.2% del sistema de cuadrículas nacional. Otra estadística que está relacionada con el terreno superficial donde se ubican las principales operaciones mineras de la mediana minería (principalmente operaciones subterráneas) y de la gran minería (tajo abierto) demuestra que la actividad minera en el Perú solamente ocupa aproximadamente 64,000 hectáreas del territorio nacional (0.05% del territorio nacional). En conclusión, es un reto para el próximo gobierno, para reactivar la economía peruana, promover la actividad de exploración minera y agilizar los procesos de autorizaciones y permisos para poner en marcha, cuando menos la cartera de proyectos que actualmente ocupa el 0.3% del sistema de cuadrículas nacional en etapa de exploración y construcción. ¿Qué porcentaje de territorio peruano con potencial minero aún no se encuentra concesionado? El territorio peruano es muy rico en minerales, sin embargo, para poder identificar un yacimiento minero se tienen que investigar las áreas donde no existen restricciones para el ejercicio de la actividad minera. Por ejemplo, en el Catastro del Ingemmet podemos identificar no solo los derechos mineros que forman para del Catastro Minero Nacional, sino también las áreas donde existen restricciones para el ejercicio de la actividad minera denominado como “Catastro de Áreas Restringidas”. La denominación restringida se usa para identificar aproximadamente el 60% del territorio nacional donde se desarrollan otras actividades productivas, zonas arqueológicas, proyectos de irrigación, áreas naturales protegidas, bosques forestales, etc., cuya competencia corresponde a otros sectores que tienen que evaluar las solicitudes de concesiones mineras antes de otorgar su autorización para el ejercicio de las actividades de exploración y/o explotación. El catastro minero peruano es muy transparente en su información y se encuentra integrado con otros sectores. En conclusión, mi sugerencia no es ampliar el número de solicitudes de concesiones mineras, sino de iniciar los trámites y autorizaciones para explorar las áreas donde ya se cuenta con concesiones mineras tituladas. En muchas de estas áreas se podrían identificar nuevos proyectos mineros y establecer alianzas estratégicas con mineros peruanos que han expresado su deseo de formalizarse para iniciar pequeñas operaciones que permitan, en un futuro próximo, identificar la presencia de futuros megaproyectos. ¿Cuántas solicitudes de concesiones mineras recibe Ingemmet en promedio cada año? En promedio anualmente se reciben aproximadamente 5,000 solicitudes a nivel nacional. El Ingemmet recibe las solicitudes correspondientes al régimen general (mediana y gran minería) mientras que en los gobiernos regionales se reciben las solicitudes para minería artesanal y pequeña minería. En el año 2020, por la suspensión de la admisión de petitorios, entre los meses de marzo y junio, el número de solicitudes disminuyó levemente, sin embargo, en el presente año estamos recuperando el ritmo de los años anteriores y observamos con optimismo la demanda de los inversionistas sobre todo cuando existen procesos de libre denunciabilidad en los que se solicitan algunas áreas que revierten al Estado porque no cumplieron con sus obligaciones legales o dejaron de pagar el derecho de vigencia y/o penalidad por dos años consecutivos. Todos los procedimientos para solicitar una concesión minera están contenidos en la legislación vigente. En los proyectos mineros, ¿cuáles son los minerales metálicos y no metálicos más valorados actualmente? ¿A qué se debe? Destacamos internacionalmente por la producción de cobre, oro, plata, plomo, zinc, estaño, molibdeno, hierro y tungsteno. A nivel no metálico a gran escala destacamos por la producción de fosfatos para la agricultura, calizas requeridas por las plantas de cemento, arena y grava en la industria de la construcción; así como, andalucita y sal para la industria alimentaria. También tenemos un importante potencial de más de 30 productos no metálicos, litio y uranio donde todavía se está investigando para poner en marcha nuevos proyectos. Lo más requerido a nivel internacional según el BCR son los minerales commodities: cobre, zinc y oro. En lo que va del año, los precios de la mayoría de commodities acentuaron la tendencia al alza de los meses previos y alcanzaron en febrero niveles máximos de varios años. Esta alza se explica en gran medida por las expectativas de una mayor demanda ante los anuncios de mayor gasto en infraestructura, la recuperación de la demanda global, en particular de China, y adicionalmente, en el caso de los productos agrícolas, de choques de oferta. Con ello, los índices de precios de commodities -como el Core Commodity de Reuters y el índice del London Metal Exchange- alcanzan niveles superiores a los observados previos al inicio de la pandemia. En febrero, la cotización del cobre alcanzó un promedio mensual de US$/lb. 3,84, mayor en 9% a la registrada en diciembre de 2020, con lo que mantuvo su tendencia al alza señalada en el reporte de diciembre. En particular, el día 25 de febrero, el cobre alcanzó una cotización máxima de US$/lb 4,36, nivel no visto desde agosto de 2011. La cotización del zinc siguió con la tendencia al alza de los meses previos, aunque con una caída en enero debido a una desaceleración del crecimiento de la manufactura en China y por temores de menores estímulos monetarios en ese país. Es por ello que la cotización promedio mensual de febrero se ubicó 1,5 por ciento por debajo de lo registrado en diciembre. En lo que va del año, la cotización del oro acentuó la tendencia a la baja reseñada en el reporte de diciembre. En febrero la cotización promedio del oro (US$/oz.tr. 1 808) disminuyó 2,8% respecto a diciembre. Adicionalmente, se muestra mucho interés por yacimientos de litio, hierro y estaño. ¿Hay un mayor interés de la inversión extranjera en la exploración minera? El interés extranjero se mantiene como lo demuestran los constantes requerimientos de inversionistas extranjeros, sobre todo de proyectos mineros que ya han sido explorados y que no tienen problemas sociales. Para que el Perú continúe siendo atractivo se requiere educar a nuestros políticos nacionales, regionales y locales para que comprendan en primer lugar que la actividad minera es el resultado de muchos años de investigación y de riesgo económico. Existen estadísticas que nos indican que de 1,000 lugares donde se supone que tienen potencial minero solo uno de ellos logra convertirse en mina y a pesar de eso, los inversionistas continúan invirtiendo. Hay tres actividades que es necesario explicar a los gobernantes y población: 1) solicitar el apoyo de la población, profesores y gobernantes a conocer y apoyar las labores de investigación que se realizan en la etapa de cateo, prospección y exploración minera para identificar la presencia de nuevos yacimientos mineros de mediana y gran escala, 2) solicitar a los inversionistas que ya han identificado yacimientos de importante envergadura que forman parte de la cartera de inversiones del Ministerio de Energía y Minas (aproximadamente 50 proyectos con una inversión estimada de US$ 60 mil millones de dólares) confíen en el Perú y sigan invirtiendo para ponerlos en operación. La misma regla debería aplicar el Estado para poner en operación los proyectos que fueron privatizados (Michiquillay, La Granja, entre otros) muchos de los cuáles ya tienen más de una década para confirmar los resultados de exploraciones realizadas por Minero Perú, Centromin Perú e instituciones privadas antecesoras, 3) apoyar los procesos de ampliación de las operaciones en marcha tanto de explotación minera como de beneficio de minerales para incrementar la producción minera. ¿Cómo se encuentra el Perú como país receptor de la inversión en minería respecto de los otros países de América latina? El país continúa liderando la inversión minera tanto en exploraciones y puesta en marcha de nuevas operaciones. Estamos compitiendo con países de reconocida competitividad minera como México, Chile y Brasil, asimismo, con nuevos actores que están promoviendo la actividad minera para atraer inversionistas a sus países. Estamos hablando de Ecuador, Colombia y Argentina. En los rankings de competitividad minera mantenemos el liderazgo a nivel latinoamericano y mundial en producción y reservas de cobre, plata, zinc, estaño, plomo, molibdeno y oro; también destacamos en hierro, fosfatos y andalucita. ¿Cuáles son los proyectos de Ingemmet para este año? Culminé mi gestión como Presidente de Ingemmet a fines de julio de 2020, sin embargo, la actual gestión continúa con los programas principalmente de gabinete para culminar la Carta Geológica Nacional a escala 1/50,000 y sus respectivos boletines. Pero los objetivos de la organización son actualmente continuar la automatización de procesos mineros, con el proyecto de la Revista Científica IncaSciences, entre otros. Lo importante del Ingemmet es que se trata de una institución científica que también tiene un rol concedente y que tiene que trabajar con ética y transparencia para seguir contribuyendo para descubrir y atraer nuevas inversiones en el aspecto minero al Perú. Por último, ¿se ha logrado una reducción de tramitología como lo propuso el Ingemmet? El Ingemmet está usando herramientas que permiten ofrecer sus servicios de manera virtual incluso antes de la época de pandemia. Esto le permitió continuar con sus actividades de atención y orientación virtual relacionada con las investigaciones geológicas. En cuanto al procedimiento de concesión minera, se realizaron los esfuerzos para ofrecer el servicio de manera virtual, asegurando la calidad y dando la seguridad en el servicio. Una de las funciones del Ingemmet es tramitar y otorgar títulos de concesión minera, procedimiento que se suspendió a raíz de la declaratoria de emergencia nacional. Por ello, luego de culminada la citada emergencia, se inició un proceso de titulación virtual a partir del mes de julio de 2020, asimismo, se automatizaron los procesos para la presentación de solicitudes a la Unidad Económica y Administrativa (UA) y Acumulación Minera. Por otro lado, se elaboró un proyecto de petitorio en línea que requería algunos ajustes legales e incorporación de un artículo en la legislación para ponerlo operativo en el 2021. Lamentablemente este proyecto no fue considerado en el nuevo reglamento de procedimientos mineros aprobado en el 2020. La concesión minera es el primer requisito esencial para iniciar la tramitología para el desarrollo de las actividades de exploración y explotación minera. Actualmente, el sector Energía y Minas está liderando un proyecto para simplificar los procesos requeridos en todo el ciclo minero. Se espera que tenga el éxito necesario y que principalmente cuente con el apoyo de otros sectores y dependencias del estado peruano.

Images:

Categories:

Revistas

© PressReader. All rights reserved.