ARTÍCULO

Por: Rafael Castro (*) (*) Ingeniero Civil con experiencia en el Planeamiento y Ejecución de Proyectos de construcción basados en estándares y metodologías como el PMI, Lean y BIM, implementando permanentemente mejoras en los procesos constructivos con la

2022-01-12T08:00:00.0000000Z

2022-01-12T08:00:00.0000000Z

Empresa Editora El Comercio

https://beta.peruquiosco.pe/article/282565906500204

AR TICULO

Ventaja competitiva de la faja transportadora para asegurar el plazo de proyectos con excavaciones profundas, por Rafael Castro. El crecimiento del sector construcción en los últimos años ha permitido el desarrollo inmobiliario y con ello las exigencias de los clientes han ido en aumento, tratando de aprovechar al máximo el uso del suelo y hoy en día es común ver proyectos cada vez más altos y más profundos con varios niveles de sótanos, llegando inclusive a 10, 11 y hasta 12 niveles de sótanos, en este sentido el uso de la faja se hace imprescindible para ejecutar los proyectos con excavaciones profundas, sin embargo, su aplicación no siempre ha dado los resultados esperados al momento de ejecutar el proyecto, ya que en algunos casos no se ha logrado generar un flujo constante entre la eliminación del material y la ejecución de los muros anclados. Las razones podrían ser que no se haya implementado adecuadamente el uso de la faja considerando sus mejores ventajas, como el inicio temprano de montaje, instalación de la faja separada del muro anclado y ubicación del alimentador orientada al centro del proyecto. En este artículo, se describen aquellas características que hacen de la faja transportadora un equipo clave para asegurar el plazo de excavación de un proyecto. Desde el uso de la faja en proyectos de edificaciones, la faja se ha instalado sobre el muro anclado, siendo esta posición la primera restricción que presenta, ya que al estar adosada al muro no deja espacio suficiente para seguir construyendo los muros que se encuentran debajo de la faja, o por lo menos al ejecutarlos se convierte en una actividad de alto riesgo; por otro lado, al estar adosada al muro, el “alimentador” también se encuentra adosado y en la misma dirección de la faja, generando la segunda restricción en su uso, lo que no permite independizar los procesos de excavación y construcción de muros, ya que en determinado momento es preciso “paralizar” alguno de los procesos impactando directamente el cronograma y el costo del proyecto al generarse sobre costos por el stand by de los equipos de perforación, así como de las excavadoras. Implementación de la ventaja competitiva: La faja de transportadora se hace competitiva si precisamente “separamos” la ubicación de la faja del muro anclado. Separar la faja del muro ya es una primera ventaja que nos permitirá construir los muros que se encuentran debajo de la faja con mayor seguridad y facilidad, permitiendo realizar las actividades de perfilado, colocación de acero, encofrado y concreto sin necesidad de “paralizar” ningún proceso. Sin embargo, no en todos los proyectos se puede separar o distanciar la instalación de la faja respecto del muro de concreto, debido, entre otras cosas, a las dimensiones del terreno a excavar, en estos casos lo que queda por hacer es implementar una segunda ventaja, que es colocar el alimentador orientado hacia el centro del proyecto, o por lo menos, lo más alejado del muro de concreto, con la finalidad de independizar los procesos de excavación y eliminación y ejecución de muros. Con la ubicación del alimentador ubicado en el centro del proyecto, la faja transportadora adquiere su ventaja competitiva, ya que al estar ubicado el alimentador alejado del muro de concreto permite que la excavación y eliminación del material se oriente siempre hacia el centro, dejando el perímetro del proyecto libre para la ejecución de los muros anclados, permitiendo además el libre tránsito de los equipos de perforación y también facilidad de los procesos de ejecución de los muros de concreto. La ventaja competitiva de la faja consiste, en definitiva, en ubicar el alimentador orientado hacia el centro del proyecto, permitiendo independizar los procesos de excavación y estabilización de muros, facilitando de esta manera gestionar cada proceso en forma independiente. Para lograr la ubicación del alimentador en el centro del proyecto es preciso utilizar una faja transportadora adicional (transición), la misma que se adaptará al proceso de excavación y al planeamiento del proyecto. El uso de la transición y el alimentador orientado al centro del proyecto permite implementar una potente estrategia de construcción en etapa de excavación, que es la construcción vertical. Es decir, al implementar la ubicación del alimentador hacia el centro del proyecto, se puede planificar la ejecución de las losas de techo en forma vertical en un sector del proyecto, tal es el caso del proyecto Real 8, edificio de oficinas corporativas ubicado en San Isidro, donde se utilizaron las dos estrategias, ubicar el alimentador al centro del proyecto y construir verticalmente las losas de techos de los sótanos, logrando no solo asegurar el plazo de la excavación, sino llegar antes del plazo del proyecto completo. Finalmente podemos afirmar que la ventaja competitiva de la faja transportadora es ubicar el alimentador orientado hacia el centro del proyecto, permitiendo que las actividades de excavación y estabilización se independicen, lo que permite además desarrollar una construcción vertical que permita el inicio temprano de las actividades de acabados.

es-pe