Publication:

Constructivo - 2021-09-06

Data:

ENTREVISTA

ÍNDICE

José Meza Cuadra, director técnico de la revista Constructivo, analiza el panorama actual del sector construcción, tomando en cuenta el contexto político y social que atraviesa el país. REVISTA CONSTRUCTIVO (RC): ¿Cómo llegamos al Bicentenario de la Independencia en materia de construcción e infraestructura? JOSÉ MEZA CUADRA (JMC): Si hacemos una mirada a los últimos veinticinco años podemos encontrar, especialmente en las dos décadas del presente siglo, una importante inversión en edificios con departamentos para viviendas, oficinas, así como hoteles y de uso diverso. Como símbolos de esta etapa, considerando lo positivo, podríamos mencionar a los edificios de altura en zonas vinculadas a la avenida Javier Prado y el Centro de Convenciones, vecino a la nueva sede principal del Banco de la Nación, la Biblioteca Central, el Teatro Nacional -en la avenida mencionaday la obra terminada en fiestas patrias del presente año 2021, el Museo Nacional de Arqueología (MUNA), ubicado en Pachacamac, que ya puede ser visitado y que -en dos años aproximadamente- podrá mostrar nuestro gran patrimonio nacional. Es necesario contar con un equipo de profesionales y recursos económicos así como facilidades para hacer un diagnóstico realista de las obras de infraestructura que han sido realizados en todas las regiones y ciudades del país. Además, debemos decir que en el sector construcción y la infraestructura llegamos, en esta fecha, con muy pocas probabilidades de avanzar y tener éxito. Los responsables del nuevo equipo de gobierno no muestran mayor interés en el nombramiento de los ministros idóneos vinculados al sector, así como de los funcionarios de confianza. Esperamos que dé importancia a guiarse por la búsqueda del bien común y el interés nacional para seguir avanzando. (RC): Desde su óptica, ¿cómo ha evolucionado el sector construcción en los últimos años? (JMC): La inversión inmobiliaria del sector privado que tiene una relativa autonomía, por los trámites de licencias de construcción y provisión de servicios públicos especialmente. El sector construcción está conectado a la política de desarrollo económico y social de cada Gobierno, que se renueva cada cinco años. En los últimos cinco años hemos tenido cinco presidentes y, en lo que va del 2021, seis expresidentes tienen procesos del sistema de justicia. Obras como las carreteras interoceánicas, la modernización de la Refinería de Talara y proyectos como la Línea del Metro de Lima, están cuestionados por la participación de los gobernantes. Aparte de las iniciativas por desarrollar nuevas tecnologías y procesos de construcción a cargo de profesionales y empresas privadas, podríamos concluir que el sector construcción hizo lo que pudo sin el acompañamiento del Estado. Veinte años desaprovechados al no usar los recursos favorables de la economía en organizar un sector construcción competitivo a nivel internacional y obras que impulsen el desarrollo del país. En el 2011 proponíamos vía los editoriales de Constructivo, que se dedicaran anualmente mil millones de dólares para llegar al 2021 con un país menos vulnerable (con US$10,000 millones). El gobierno anunció ese año que reduciría el IGV de 19 a 18%, ahorrando a las empresas aproximadamente los mil millones de dólares propuestos. (RC): ¿Qué nos hace falta para disminuir la falta de acceso a la vivienda en el país, ¿y en infraestructura? (JMC): Lo primero es lograr que el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) después de 50 años de creación, termine de formular una política integral de Vivienda, tomando como referencia las experiencias de Chile, Colombia, España, Holanda y Reino Unido, así como la participación de los profesionales nacionales. Simultáneamente, corregir la desaprobación del contenido del Artículo 18, que ocurrió entre 1978 y 1993, en el marco legal más importante del país. También es necesario entender que la atención a la vivienda debe hacerse como un problema nacional que se ocupe de facilitar su acceso a la vivienda a los sectores de ingresos A, hasta los de E. No es un problema de mercado inmobiliario formal vs. un mercado informal. Su atención integral permitiría que todos ganen, es decir, los habitantes, los inversionistas, los empresarios y profesionales de gran capacidad técnica y financiera así como los mediados y pequeños protagonistas de esta tarea. Si bien la solución a este problema dependerá de la política, los temas de acceso al suelo, la tipología, la tecnología, entre otros, deben ser atendidos simultáneamente. Necesitamos elaborar un Plan Nacional de Infraestructura abierto, que incorpore las más importantes ideas de cada región y visualizando el marco integral del país, para que tengan un importante impacto en el desarrollo económico y social. Debe de difundirse un inteligente sistema de prioridades para definir el orden en su ejecución considerando: su impacto en reducir la vulnerabilidad de los habitantes y ciudadanos (agua potable, alcantarillado, energía eléctrica, tratamiento de los residuos sólidos, vías de comunicación y transporte de personas, mercancías, entre otros). Luego, las desigualdades entre las regiones y finalmente las que tienen impacto en general en el desarrollo económico y social del país. Debemos de tener siempre en cuenta las amenazas de los terremotos, cambio climático, tsunamis, huaycos e inundaciones, olas de calor y frio, inundaciones, erupciones volcánicas y contaminación del aire, mar, ríos y lagos. (RC): ¿Cuáles son sus expectativas sobre el sector construcción con el inicio de un nuevo gobierno?, ¿Qué se debería priorizar en el sector construcción? (JMC): Por lo visto en el proceso de la segunda vuelta y en la primera semana de gestión así como la falta de transparencia y cuidado en buscar la idoneidad de los ministerios y funcionarios, las expectativas son muy limitadas. En estos cinco años se debería priorizar, luego de una evaluación con especialistas de acreditada experiencia y formación, cuáles de las 1,350 obras paralizadas por asuntos legales y de adicionales exagerados que deberían terminar. Asimismo, se deben terminar las obras de Reconstrucción con Cambios que están programadas y con una evaluación de los “Cambios” realizados. Finalmente, debería realizarse trabajos de mantenimiento a las obras de infraestructura, como puentes, carreteras, canales, centrales hidroeléctricas, plantas y sistemas de alcantarillado y agua potable. También colegios y centros de atención primaria de salud, entre otros. (RC): ¿Cuál es su visión sobre futuro de la construcción e infraestructura en el Perú? (JMC): En estos cinco años, con la participación de los profesionales y empresas del sector y de la sociedad civil, dialogando con el sector público (Ministerios y Gobiernos Regionales, provincias y distritos) deberíamos definir una propuesta para impulsar un sector construcción competitivo a nivel internacional, el cual impulsaría la reactivación de la economía, la generación de empleo y los retos, para tener a mediano plazo los talentos necesarios de profesionales y técnicos. En el campo de la edificación (construcción de edificios de todo tipo), deberíamos impulsar la innovación, el desarrollo tecnológico y el camino de la racionalización e industrialización adecuada a la realidad del país. En cuanto a la infraestructura, el Plan Nacional de Infraestructura abierto a las mejores iniciativas deberá realizar con las mejoras señaladas anteriormente y con su estrecha cooperación con los países y empresas de los países más desarrollados. El sector construcción no solo debe estar preparado para atender a nuestra carencias en temas de edificación y de infraestructura sino, especialmente desarrollada para prevenir y atender a las amenazas señaladas, en especial a los terremotos que pueden casi paralizar al país, en especial Lima capital, donde se produce aproximadamente el 60% del PBI Nacional. (RC): Desde hace algunos años se viene impulsando el empleo de nuevas tecnologías y herramientas digitales en el desarrollo de la construcción ¿Cuál es su punto de vista? (JMC): Está claro que en toda industria o empresa la tecnología y de las herramientas digitales, siempre deben estar presentes. Pero, no debemos pensar que estas herramientas van a ocultar los atrasos y carencias en el sector y que primero debemos atender. No debemos entenderlas como una nueva realidad. La formación de profesionales y técnicos, es decir de talento y capital humano, en el sector es el control de calidad de los materiales y elementos de la construcción, los procesos y la tecnología usada así como los tramites y procesos administrativos tienen que mejorar. (RC): ¿Qué recomendaciones dejaría a los jóvenes ingenieros, arquitectos y profesionales vinculados al sector construcción? (JMC): Me gustaría transmitirles mi visión del sector en el cual pueden tener muchas satisfacciones como fuente de empleos y en especial como oportunidad de contribución en miles de oportunidades para participar en el diseño, la construcción, el análisis y la crítica de múltiples tipos de edificios y obras de infraestructura que le facilitan y pueden cambiar la vida de personas, empresas e instituciones de todo tipo y tamaño. Decirles también que se requiere que hagan un esfuerzo adicional a seguir los cursos y trabajos académicos en sus centros de aprendizaje. Que ahora tienen las herramientas necesarias para ampliar sus conocimientos accediendo a los avances de todo tipo que se están produciendo cada día. Y, finalmente, que estos logros solo pueden tener sentido si respetamos la ética profesional y la competencia que se obtiene con la práctica y el estudio.

Images:

© PressReader. All rights reserved.