Publication:

Constructivo - 2021-04-28

Data:

PROYECTO FUTURO

CONTENTS

Por: Arq. Jose Orrego, director y fundador de Metropolis oficina de Arquitectura.

La torre más alta de Lima. Nuestra Capital es una ciudad que necesita crecer verticalmente, es necesario promover la construcción de Torres en las zonas que sean conveniente hacerlo. Es importante tener en cuenta que una torre no necesariamente implica una mayor área construida o una mayor densidad de habitantes. En Lima se viene construyendo actualmente muchos edificios de más de 15 pisos que se resuelven una forma compacta dentro de la altura que la norma limita. Si se permitiera una mayor altura en ciertas zonas de la ciudad, utilizando la misma área construida actual, se lograrían edificios con una mejor calidad al poder contar con más frentes de Iluminación y ventilación. Realizar estas soluciones implicaría tener retiros laterales en los cuatro frentes para garantizar frentes abiertos para los espacios interiores y una arquitectura de calidad. El perfil urbano de Lima se empezaría a definir con estas nuevas torres las cuales contarían con vistas panorámicas y mejor distribución interior, con una mayor cantidad de frentes para las residencias y/o oficinas, evitando así espacios con registros a ductos o patios cerrados que son la solución inevitable que actualmente se da en la mayoría de edificios. Se configuraría un perfil urbano armónico, con transiciones amables entre cada edificación. Se evitarían las grandes paredes medianeras que actualmente se construyen entre los lotes, retirándose escalonadamente de los lados para crear fachadas omnidireccionales que miren por encima de la ciudad. Existe un horror a los edificios altos en nuestra ciudad derivado de un mal entendimiento de cómo se administra la densidad en la ocupación por lote, y una equivocada percepción de los riesgos que tendrían estos proyectos por encontrarse en una zona sísmica. Lima debe ser una de las pocas ciudades en las que los pisos altos tiene un valor menor respecto a los pisos bajos, cuando en el resto del mundo, es un privilegio contar con vistas superiores. Esta situación viene cambiando en los compradores jóvenes que empiezan a apreciar la vista desde pisos altos. Una torre podría permitir la creación de espacio público en la base a favor de trasladar esa constructibilidad a los pisos superiores , la densidad de habitantes puede ser la misma que se tiene en la masa construible que se tiene en edificios bajos , dejando más áreas libres en los perímetros superiores del perímetro para poder contar con cuatro fachadas principales en vez de las soluciones actuales ,que privilegian una fachada frontal a la calle con fachadas secundarias hacia el interior del lote atrapadas entre muros medianeros con los vecinos . Estas fachadas interiores, generalmente tiene un tratamiento pobre creando una ciudad de máscaras hacia la calle y con fachadas sin exposición que se degradan en el tiempo. Finalmente, las torres se diseñarán con los códigos de seguridad actual que se encuentran normados y que garantizan su estabilidad frente a los sismos que podrían afectar nuestra región. Un proyecto como este requerirá una prueba en túnel de viento para identificar su comportamiento en los pisos superiores que ayudarán a la configuración de la arquitectura final. Me parece importante , de cara al futuro, que empecemos a pensar en proyectos que muestren las ventajas de trabajar edificios en altura y enfrentar la problemática que significará llevar adelante retos como este que inevitablemente formarán parte de nuestra realidad en los próximos años. A partir de estas reflexiones me pareció interesante imaginar un proyecto en una zona cercana al centro financiero de San Isidro que, por su ubicación, puede ser un edificio icónico ubicado en el remate de una gran Avenida. San Isidro se viene transformando para convertirse en un gran centro financiero, la demora de los grandes proyectos de este sector responden a una coyuntura económica y sanitaria pero principalmente porque las autoridades no han creado las condiciones para acelerar este tipo de inversiones que mejoraría notablemente este sector de la ciudad que se encuentra degradado y posibilidad de transformarse en una zona moderna para nuestra capital. La idea es aprovechar la explanada del estacionamiento del Ministerio del interior, de 10,000.00 m2 aproximadamente, para desarrollar la torre más alta de lima con 75 pisos de altura. Esta ubicación ofrece una posición única al constituirse como un remate urbano al final de la Av. Canaval y Moreyra. Un proyecto de estas características implicaría resolver el impacto vial para este complejo arquitectónico. Este sería un proyecto con certificación Leed para reducir el impacto ambiental de esta construcción a su entorno. El complejo podría incluir un centro de convenciones con gran capacidad para atender las nuevas necesidades de eventos que tiene Lima. En los próximos años se incrementara la demanda de espacios para grandes eventos por las nuevas dinámicas comerciales y por la ubicación privilegiada de Lima dentro del continente , se necesitaran espacios adecuados y céntricos y un proyecto de estas características lo podría contemplar. Este conjunto incluiría también bien un centro comercial de escala media, con servicios, tiendas de experiencia, un centro financiero, un gimnasio y un boulevard gastronómico que integre distintos conceptos de comida asociados por categorías, dentro de un espacio con terrazas y espacios abiertos Las dos torres estarán compuestas por un edificio compartimentado por pisos que alberguen una torre de departamentos de vivienda para renta tipo multifamily en distintos formatos , un Hotel de 4 estrellas y un Hotel de 3 estrellas con un concepto lifestyle con skylobbies en los pisos superiores y con accesos directos con núcleos ascensores dedicados. Un observatorio a la ciudad en el último piso con un skybar con un restaurante de alta gama coronaría este edificio y constituiría en un nuevo destino turístico para nuestra ciudad. Lo otra torre serían oficinas con plantas de 1500.00 m2, lo ideal sería a integrar el concepto de un operador de coworking que complemente la oferta futura de oficinas y que complemente la oferta de espacios corporativos. En ambas torres se deberá prever pisos técnicos intermedios que permita colocar equipos asociados a cada uno de los conceptos que se desarrollen, esta zona también deberá dejar espacios de reserva para plataformas que permitan el futuro acceso de drones de entregas de paquetes. Los estacionamientos en sí mismos deberán ser desarrollados como un concepto de parqueo inteligente que atienda a todo el conjunto y que integre los espacios de autos standard con espacios para autos eléctricos, áreas para bicicletas y otros vehículos para micro movilidad, incluyendo un taller de servicios y vestidores. El acceso será con ascensores negativos desde el sótano a un espacio de conmutación en el primer piso hacia las distintas áreas del complejo. El ingreso de todo este proyecto debe considerar una solución de bahías de descarga de pasajeros que permitan en el futuro el apeo de vehículos autónomos. Los techos de los pisos bajos se aprovecharán para crear parques elevados de acceso público asociado al centro comercial En el primer piso se creará un parque perimetral que sirva de transición entre las áreas a nivel de calle del proyecto y su entorno. En la azotea del edificio de oficinas se ubicaría un helipuerto, que se integraría al futuro sistema de plataformas que faciliten el transporte aéreo urbano. Para proyectos de estas características, se tendría que crear una reglamentación nueva desde el Ministerio de Vivienda que permita soluciones complejas que integren distintas tipologías en proyecto mixtos. Esto abriría el camino para que sean posible realizar más edificios de usos mixtos que son parte de la gran transformación que requieren nuestras ciudades. Es importante empezar a realizar este tipo de reflexiones para acelerar la elaboración de normativas que promuevan y faciliten la creación e inversión en edificios híbridos y edificios en altura. Para una ciudad como la nuestra, esta es la mejor solución que podemos tener para concentrar usos y servicios en zonas cercanas a las nuevas estaciones de transporte. También mejorará la calidad de los interiores de los distintos proyectos y será la mejor forma de equipar la ciudad con zonas de fácil acceso y mejorando así la calidad de vida de los residentes. Estas son soluciones complejas pero que debemos encarar, es importante empezar a identificar las zonas en nuestra ciudad donde este tipo de complejos puedan ser posibles, siempre y cuando se den las condiciones necesarias para que sean desarrollados. Es momento de pensar en grande #empecemosamiraralfuturo.

Images:

Categories:

Revistas

© PressReader. All rights reserved.