Mejorando lo imposible

2019-01-08T08:00:00.0000000Z

2019-01-08T08:00:00.0000000Z

Empresa Editora El Comercio

https://beta.peruquiosco.pe/article/281599538320899

Contenido

Les Artisans de Genève son profesionales de la alta relojería, y son capaces de convertir cualquier pieza en verdaderas obras de arte Les Artisans de Genève son profesionales de la alta relojería, y son capaces de convertir cualquier pieza en verdaderas obras de arte Supongamos que usted, estimado lector, adquiere un reloj suizo, de la marca que usted prefiera, o, quizá, tiene en su poder una pieza clásica que ha visto muchos años de historia, y a pesar de apreciarlo, siente que cada vez tiene menos ‘gracia' llevarlo puesto, porque con el tiempo ha perdido su originalidad, o hay algo en él que siente no encaja con usted. Ya no le resulta sorprendente, tal vez. Pues bien, de ser ese el caso, sepa que puede usted contratar a los expertos, a los profesionales del «Pimp my watch» —por así decirlo—, que transformarán una pieza ordinaria y tradicional, en algo que lo desafía todo y que mantiene los altísimos estándares de la alta relojería. Ellos son Les Artisans de Genève, y son, en sus términos oficiales, una casa de relojería independiente que ofrece un exclusivo servicio de modificación y personalización de relojes, bajo pedido y en cantidades muy limitadas, de las más importantes marcas. Su principal virtud, según declaran, es la libertad creativa que les da el ser una casa independiente, pues es así como logran crear auténticas maravillas que cautivan a sus dueños. Desde luego, el trabajo de ‘Los Artistas de Ginebra' es reconocido a nivel mundial, razón por la cual han tenido la oportunidad de realizar modificaciones para diversos personajes de renombre, como Juan Pablo Montoya, para quien modificaron su preciado Rolex Daytona, Ca. 4130, en un proceso de desarrollo que duró cerca de dos años, y que dio vida al Rolex «La Montoya» y a una serie limitada de 50 piezas. Asimismo, realizaron una extraordinaria modificación para Lenny Kravitz, basados en un Rolex clásico, modelo Daytona 116523, y de donde nació el LK01. Esta pieza fue tratada completamente en DLC negro, el bisel de cerámica fue reemplazado por baquelita dorada trabajada a mano y el dial también modificado a mano. Uno de sus principales detalles fue el cambio de la correa de cuero, a manera de brazalete, que le otorgó de un estilo imponente y desafiante. Finalmente, la casa también ha realizado modificaciones independientes y tributos, para sus fanáticos y coleccionistas, como el Rolex Rough Matt Diver, una edición limitada de apenas 26 piezas que demuestra el extraordinario talento de la casa en su trabajo.

es-pe