La gran apuesta de IWC Schaffhausen

2019-01-08T08:00:00.0000000Z

2019-01-08T08:00:00.0000000Z

Empresa Editora El Comercio

https://beta.peruquiosco.pe/article/281496459105795

Contenido

A sus 150 años, la casa suiza de relojería estrena su nueva Manufakturzentrum en la ciudad de Schaffhauseno Existen marcas que tienen muy claro lo que significa la mejora continua, especialmente en el mundo de la relojería, y mucho más aún con firmas de la talla de IWC Schaffhausen. Aunque esta vez esa innovación no se manifiesta con un nuevo cronógrafo, sino con una novedosa y sólida infraestructura para seguir produciendo esos relojes que tanto enamoran. La nueva base se llama Manufakturzentrum y se ubica a las afueras de la ciudad suiza de Schaffhausen. Queda claro que, para IWC Schaffhausen, esta construcción es una celebración de su 150 aniversario, más que un centro de fabricación, se trata de un hito arquitectónico. Aquí trabajan unas 230 personas, aunque el nuevo edificio tiene una capacidad máxima de 400 especialistas y, gracias a la gran flexibilidad de su diseño, está listo para próximas ampliaciones. En su nuevo Manufakturzentrum, IWC concentra la fabricación de piezas de movimientos, movimientos de manufactura y cajas. «El nuevo edificio nos ha permitido organizar los procesos de producción para conseguir resultados impecables y una calidad excepcional. La generación de la cadena de valor completa se dispone ahora en una misma planta y con una secuencia lógica», comenta Andreas Voll, director de operaciones de la firma. Es así que, al recorrer el vestíbulo de entrada llegamos al área de fabricación de las piezas para los movimientos, de donde se sacan alrededor de 1,500 unidades, las cuales reciben las propiedades indicadas en sus superficies mediante un proceso de galvanización. El grabado de estas piezas puede llegar a ser especialmente laborioso. Y mientras que para la fabricación de las piezas el grado de automatización es elevado, el montaje de los mecanismos de manufactura conlleva un trabajo manual muy minucioso. «La gestión del montaje en líneas específicas para las diferentes familias de calibres de las que disponemos nos permite garantizar un nivel de calidad máximo», asegura Voll. Finalmente, en el sótano del Manufakturzentrum, está el área de fabricación de cajas, donde nacen hechas de acero inoxidable, titanio, platino, oro rosa, oro blanco y bronce. Sobre este aspecto, desde los años 80, IWC Schaffhausen ha adquirido un exquisito conocimiento sobre el tratamiento de materiales complejos para cajas: su más reciente innovación de material se llama Ceratanium. Tradición relojera suiza, impecables técnicas de fabricación y tecnologías avanzadas se reúnen en este centro de fabricación para los hermosos relojes de IWC Schaffhausen sigan brillando en el mundo… por otros 150 años más.

es-pe