Publication:

arq - 2017-03-30

Data:

HOGARES DEL FUTURO

Proyecto Internacional

POR DANIEL GALILEA

Hogares del futuro LAS CÚPULAS geodésicas, estructuras semiesféricas cuyas caras están formadas por triángulos con los vértices unidos, se hicieron famosas cuando el arquitecto estadounidense Richard Buckminster Fuller las desarrolló a mediados del siglo XX y presentó una de estas construcciones, conocida como Biosfera de Montreal, en la Exposición Universal de 1967, en Canadá. Ahora este tipo de construcciones y otras cúpulas de diseño similar recobran actualidad como hogares para el ser humano, no solo en nuestro planeta, sino también en los mundos vecinos. La compañía Biodomes diseña y construye 20 modelos de domos geodésicos de cristal y metal, cada uno de los cuales puede ser edificado en diferentes tamaños, desde 6 hasta 20 metros de diámetro, y con una superficie interior de 28 m2 y 320 m2, respectivamente, según indica esta firma con sede en Carei (Satu Mare, Rumanía). La compañía destaca que su modelo Pollux —de 5 metros de diámetro y 2,5 metros bajo tierra e igual altura sobre tierra— dispone de persianas de cierre magnético que permiten refrescar el interior o protegerlo del frío dependiendo de la estación; y una parte de paredes de piedra, que funcionan como un aislante térmico durante el invierno. Además de su belleza natural, estos hogares del futuro, ecológicos y sostenibles para el medioambiente —como los denomina su fabricante— cuentan con numerosas ventajas estructurales, como se informa en la página web www.biodomes.eu. “Debido a su forma aerodinámica y la gran capacidad de soportar cargas de su estructura, estas construcciones son extremadamente fuertes para su peso, proporcionan una estructura muy estable y son capaces de resistir terremotos de hasta 8,5 en la escala de Richter y vientos de 320 kilómetros por hora”, detalla Remus Gall, diseñador y jefe de proyecto de Biodomes. En lo que respecta al medioambiente, asegura que el diseño esférico y con menos área de superficie posibilita que haya una mejor circulación de aire, que el edificio sea menos susceptible a los cambios de temperatura, y también que sea más barato de climatizar comparado con las casas rectangulares.

Images:

© PressReader. All rights reserved.