Publication:

arq - 2017-03-30

Data:

AHORRO DE ENERGÍA

Proyecto Internacional

Existen dos razones, especifica Gall, por las que las cúpulas son más eficientes en términos energéticos. Una de ellas es que el flujo de aire en su interior es continuo, sin esquinas donde estancarse, por lo que se necesita un 30% menos de energía para hacer circular el aire y mantener la temperatura adecuada. La segunda razón de su eficiencia energética es que su diseño logra que se necesite menos materiales de construcción y cantidad de superficie para encerrar más espacio habitable, lo que se traduce en una menor necesidad de energía para calentar o enfriar el ambiente. Gall comenta que desde el anuncio de la misión SpaceX Mars, un plan del científico y empresario Elon Musk para establecer una colonia en el Planeta Rojo, la idea de que los humanos vivan en Marte o la Luna ha pasado de sonar a película de ciencia ficción a ser considerada como un objetivo a futuro. Del mismo modo, cree que las casas geodésicas serían adecuadas para las futuras colonias en otros mundos del sistema solar, ya que se ha demostrado que son una de las estructuras más fuertes y eficientes y con menos peso para alojar un espacio determinado. Estas cúpulas son sumamente resistentes debido a que su superficie la conforman paneles triangulares unidos unos con otros. Los triángulos son la forma más fuerte debido a que tienen ángulos fijos y no se deforman con facilidad, apunta. “Además, el triángulo es la única disposición de elementos estructurales estable en sí mismo y que no necesita que se agreguen conexiones adicionales en los puntos de intersección destinados a evitar que su geometría se deforme. En otras palabras, en un domo, cuando se aplica una presión determinada sobre el borde de un triángulo, esta fuerza se distribuye uniformemente hacia sus otros dos lados, que luego transmiten esa presión a los triángulos adyacentes", precisa Gall, y agrega que la distribución de la presión en cascada es la forma en que las cúpulas geodésicas distribuyen eficientemente el estrés estructural a lo largo de toda la construcción. ALDEA EN LA LUNA Como ejemplo de la futura aplicación de estructuras cupulares en otros mundos, Galli menciona el proyecto Moon Village (aldea lunar) impulsado por la Agencia Espacial Europea (ESA), que propone la cohabitación de humanos y robots en casas construidas mediante impresoras en 3D en la Luna. La Moon Village sería una base para la ciencia, los negocios, la minería e incluso el turismo, desarrollada con la colaboración de los países que viajan al espacio, y serviría de peldaño para preparar las futuras misiones a Marte, considera Jan Woerner, director general de la ESA. En el satélite de la Tierra podría construirse, mediante técnicas innovadoras de impresión en 3D y quizá utilizando el suelo lunar como materia prima, un radiotelescopio que permitiría observar el universo con mucha mayor profundidad, añade. Con estas impresoras en 3D también podría realizarse una de las piezas claves de este futuro enclave que Woerner explica como un grupo de astronautas viviendo y trabajando juntos en la Luna, con la colaboración de robots y vehículos no tripulados denominados multidomos lunares. Una serie de robots ensamblarían las partes de varias cúpulas inflables y después las recubrirían con una capa de regolito (fragmentos de roca, polvo y minerales y otros materiales que se acumula sobre la superficie lunar) impresa en 3D, de acuerdo al proyecto de la ESA. Esta cubierta ayudaría a proteger a sus ocupantes humanos de las radiaciones cósmicas y los micrometeoritos, según anota la agencia. Arquitectos de renombre como Foster+Partners trabajan con la Agencia Espacial Europea para investigar la factibilidad de imprimir en tres dimensiones empleando materiales del suelo lunar, afirma la ESA. Esta base lunar, con forma de cúpulas múltiples, se construiría utilizando como estructura de soporte un gran cilindro o módulo tubular, fácilmente transportable mediante un cohete espacial, sobre el cual se extenderían los domos inflables, que después serían recubiertos con material protector mediante impresoras 3D operadas por robots, amplía esta fuente.

Images:

© PressReader. All rights reserved.